La respuesta es sencilla, pero compleja de explicar.  Para explicarlo hay que hablar un poco sobre la formación profesional del área.  Primero vas a la universidad por 4 años en donde te enseñan a ser dentista y punto.  Entras a clases, sales de clases, estudias para exámenes, pasas de semestre, te titulas, ejerces un servicio social y listo.  Eres legalmente un odontólogo profesionista.

En esos años de formación, la educación va encaminada en resolver, tratar, diagnosticar etc. Pero nadie te enseña de que se trata la vida del dentista allá afuera de las paredes universitarias. Nadie te enseña que ser dentista en el ramo privado es básicamente ser un emprendedor de negocios, que tu pequeño o grande consulta se convierte en una empresa, hay que pagar impuestos, facturar, contratar personal, adquirir equipo. Nadie te enseña ni remotamente la importancia de saber negociar.

Lo mismo pasa cuando egresas de una especialidad 2,3,4 o 5 años después. Sales entrenado en enfrentar padecimientos, ejecutar procedimientos con eficacia, pero no sabes como debes de ofrecerlos.  ¿Cuánto debo de cobrar, cuanto debo invertir, cuanto tiempo debo dedicar?

He ahí en donde se encuentra la competencia laboral y profesional. Posicionarse en un mercado con experiencia siendo recién egresado es complicado sobre todo cuando las posibilidades son limitadas en contra de tus competidores.

Concluyo con que el profesionista de la rama dental debe saber inventarse a si mismo, superar sus propias expectativas, tener metas reales a corto y largo plazo, pero sobre todo siempre actuar acorde a lo que la sociedad demanda de nosotros de una manera honorable y razonable.

Dr. Carlos Takahashi.

 

Dr. Carlos Taito Takahashi Aguilar en Doctoralia
CALL US
MAP