La cirugía plástica facial es una rama de las especialidades quirúrgicas enfocadas en acondicionar o mejorar los parámetros de belleza del rostro.  Es importante destacar que esta práctica es rutinaria para nosotros los cirujanos que trabajamos día a día con las funciones del rostro, como la mordida, las relaciones del esqueleto con la mordida, reparaciones de heridas traumáticas en el rostro y malformaciones faciales.

Todo esto nos da las herramientas indispensables para poder ejecutar procedimientos de estética facial de la mejor manera posible.  Con esto no estoy diciendo que los cirujanos que no manejen estas características propias de la cirugía sean incapaces de realizarlas. Por el contrario, existen ramas de lo cirugía quienes también y con otros enfoques abordan el concepto de belleza facial; los cirujanos plásticos, otorrinolaringólogos y dermatólogos entre ellos.

Nosotros los cirujanos maxilofaciales tenemos un entrenamiento muy específico en las malformaciones esqueletales y de tejido blando, estamos entrenándonos constantemente en buenas técnicas y tecnologías lo cual nos hace específicamente aptos para manejar aquellos aspectos de la armonía y estética facial.

En mi parecer, manejar la dirección en que la estética facial se desenvuelve en cada paciente es un privilegio, ya que no solo operamos un maxilar, una nariz, un mentón. Estamos operando a una persona quien su rostro es su carta de presentación ante la sociedad pública, de forma que la manera en que cada persona se proyecta dice mucho de su forma de ser, carácter y muchas veces cualidades.

Es por ello que el realizar estos procedimientos solo los deben de realizar personas quienes estén entrenadas en ese aspecto de manera formal, es decir solo especialistas quirúrgicos del rostro.  Esta última idea me lleva a pensar, ¿Por qué los pacientes se arriesgan atendiéndose con personal no calificado?   La culpa no la tiene el paciente, al contrario. Muchas veces es la victima de mercadotécnica engañosa, recomendaciones sin sustento, facilidades de pago e incluso amistad con las personas.

En la actualidad, existen un sinfín de personas quienes de dicen estar capacitados para realizar estos procedimientos, llámese rellenos faciales, inyecciones de toxina botulínica etc.  La globalización erróneamente ha permitido que se den cursos a cualquier individuo sin demostrar entrenamiento mínimamente requerido y el producto final es que se atiendan a pacientes sin verdaderamente estar bien entrenados.

Como idea final es importante recordad que en este país existe la COFEPRIS , quienes son la última autoridad en determinar los riesgos sanitarios de los individuos quienes persiguen un tratamiento en salud. Y muy adecuadamente ellos determinan que solo especialistas en; Cirugía Maxilofacial, Cirugía Plástica, Otorrinolaringólogia y Dermatólogia sean capaces de llevar funciones quirúrgicas en la región facial y maxilofacial.  Cualquier otro individuo realizando estos procedimientos está actuando muy por fuera de sus capacidades profesionales.

Te invito a que siempre preguntes por su entrenamiento y credenciales a quien te ofrece tratamientos en belleza y salud.

Dr. Carlos Takahashi

Cirujano Maxilofacial

Dr. Carlos Taito Takahashi Aguilar en Doctoralia
LLÁMANOS
MAPA